viernes, 19 de junio de 2009

el bosque de Aokigahara

El bosque de los suicidas Japoneses





El bosque de Aokigahara, también conocido como Jyukai (Mar de Árboles), ocupa más de 3.000 hectáreas y esta ubicado a los pies del monte Fuji, que se encuentra al oeste de Tokio. Este bosque es elegido por decenas de personas todos los años para quitarse la vida. El récord se marco en el año 2002, con 78 cadáveres encontrados.
Ya en el Japón feudal del siglo XIX, cuando tenía lugar una hambruna las familias más pobres se acercaban al bosque para abandonar y dejar morir a los niños y personas mayores que no podían alimentar. En el siglo pasado, el fallecido escritor Seich Matsumoto publicó una novela, posteriormente llevada a la televisión, titulada Kuroi Jukai (El negro mar de árboles), en la que uno de los personajes se adentraba en Aokigahara para morir. Más recientemente, un libro de Tsurumi Wataru titulado Kanzen Jisatsu Manyuaru (El Completo Manual del Suicidio, 1993), que ha vendido 1?3 millones de ejemplares en aquel país, lo recomendó como el lugar perfecto para quitarse la vida. En el año 2004, el director Takimoto Tomoyuki rodó la película Ki no Umi, en la que contaba la historia de cuatro personas que decidían suicidarse en este bosque.
En 1971 comenzaron a organizarse batidas para buscar los restos mortales de los suicidas. Anualmente, un equipo de bomberos y policías que sobrepasa las 300 personas se adentra en Aokigahara para retirar los cadáveres que no han sido encontrados a lo largo del año por los visitantes y guardias forestales. Además, una furgoneta de la policía patrulla los alrededores del bosque diariamente en busca de posibles suicidas.
Las autoridades colocaron carteles en el bosque con el siguiente texto: “Un momento, por favor. La vida es un precioso regalo que le dieron sus padres. No guarde sus preocupaciones solo para usted, busque asistencia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada