domingo, 7 de junio de 2009

Antropologia

Un indio Machi se suicida al ser fotografiado por un extranjero



Santiago de Chile. Un "Machi" (chamán) del pueblo indígena Mapuche, en el sur de Chile,

se suicidó luego que un extranjero le tomó una fotografía durante un ritual, lo cual causó conmoción en el país, informó hoy el diario Las Ultimas Noticias.El "Machi" -una autoridad espiritual y médica del mundo indígena chileno-, Germán Catrilaf, cayó en una profunda depresión luego de que en medio de una ceremonia fue fotografiado por el ciudadano español Pablo Trucheras Cuevas, precisó el reporte.El extranjero, quien realizaba una pasantía en la gubernamental Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), fue advertido de la prohibición de fotografiar a un "Machi" en medio de un ritual, sobre todo cuando está en trance. La creencia indígena mapuche establece que si se fotografía a un "Machi" éste pierde su espíritu y su fuerza, lo cual habría llevado a Catrilaf al suicidio.El consejero mapuche de la CONADI, Hilario Huirilef, declaró al matutino que Catrilaf, de 29 años de edad, "nunca se recuperó después de ese hecho. Andaba derrotado, decaído, con fiebre". "Los `huincas' (no mapuches) le llaman a esto depresión. Se quemó la cámara, pero él sentía que no era la única foto que le habían tomado y que su imagen estaba recorriendo el mundo y eso, para un `Machi', es complejísimo", agregó Huirilef.El funcionario subrayó que para los mapuches no hay ninguna duda de que el suicidio del "Machi" se debía a la fotografía tomada cuando estaba en trance y lamentó que "nadie de nosotros puede llegar a los tribunales para decir esto".Explicó que "es una certeza cultural y el mundo `hinca' trabaja de otra forma. No es un tema fácil de explicar, porque lo espiritual no tiene explicación lógica, pero al `Machi' no se le puede tomar fotos, mucho menos cuando está en trance".Huirilef responsabilizó del hecho a la CONADI, pues "fue la que llevó a este español que estaba haciendo una pasantía. La institución tiene que proteger y fortalecer la cultura mapuche. Lo que hizo fue debilitar". [Rep]



LOS HECHOSEl conflicto principal surge el día miércoles 8 de febrero del presente año, en el contexto de desarrollo de un Eluwun, que en nuestra cultura posee un profundo significado pues es una ceremonia de despedida de un difunto y en este caso específico, del Ñizol Lonko Juan Segundo Huenchulaf Mellico, que en paz descansa. En dicho evento participaba una cantidad importante de familias de la comunidad, como también personas mapuche y no mapuche venidas de otros lof mapu y lugares vecinos y de ciudades como Temuco, Imperial e incluso de un extranjero.Durante el referido Eluwun, una de las prohibiciones establecidas desde el inicio como parte del protocolo que dictan las normas culturales y el mundo espiritual fue no tomar registro audiovisual, fotográfico y grabaciones de ningún tipo a las actividades especialmente dirigidas por el machi y miembros de su familia, como también al espacio en que se ubicaban los restos del difunto. En este sentido, cabe enfatizar que esta disposición fue ejecutada a viva voz y se hizo extensiva a todos los presentes.No obstante lo anterior, en la medida que se desarrollaban los acontecimientos, específicamente mientras se desarrollaba el Amül Püllü como parte central de la ceremonia, para despedir el espíritu del difunto, dos personas que previamente habían sido cordialmente bienvenidas al evento; los señores Pablo Truchero Cuevas quien se identificó como ciudadano español y Alejandro Toro Huentecura, que hasta este momento era funcionario de la Dirección Nacional de CONADI, fueron sorprendidas tomando registro fotográfico del Machi y su trabajo, como también de otros de sus familiares que participaban del ritual, provocando desde este instante un debilitamiento espiritual del Machi, situación que significó el término anticipado de dicha actividad, con la consiguiente ruptura del protocolo espiritual y sociocultural que impera en actividades solemnes en nuestra cultura mapuche.Respecto de la situación descrita, los señores Pablo Truchero Cuevas y Alejandro Toro Huentecura desde el momento de ser sorprendidos y hasta la fecha, jamás han reconocido los daños ocasionados, sino que por el contrario se concertaron para entablar en el mes de febrero del presente año, una demanda por robo de su cámara fotográfica en el Tribunal de Garantía de Nueva Imperial, en contra del Zugumachife Eleazer Catrilaf Curiche y el Tayülfe Placido Catrilaf Curiche, los cuales hasta la fecha se encuentran con orden de arraigo que les impide desarrollar normalmente sus actividades a nivel familiar y en beneficio de la comunidad, como asimismo deben concurrir todos los meses a firmar a la Fiscalía.En este sentido, también denunciamos la comducta poco ética de la Fiscal Claudia Turra Lagos, quien mientras se desarrollaba la causa que afectaba al Zugumachife y al Tyülfe mencionados anteriormente, tomó parte en forma evidente en favor de la defensa del ciudadano español Pablo Truchero Cuevas, quien aparecía como querellante, los cual demuestra la falta de imparcialidad y transparencia en su proceder, situación que demuestra el desconocimiento y negación no sólo de parte de los representantes de la justicia chilena hacia las personas, autoridades tradicionales, las comunidades y el conocimiento ancestral del pueblo mapuche, sino que también observamos que esta realidad a diario se expresa en el comportamiento de agentes de los organismos públicos y representantes de diferentes estamentos de la sociedad mayoritaria y, desde nuestra perspectiva, se enmarca en la relación de dominación- negación que hístoricamenhte han ejercido los representantes de los organismos del estado y de la sociedad mayoritaria hacia nuestro pueblo mapuche.Respecto del hecho específico de tomar fotografías, filmar o grabar en las prácticas socioreligiosas y culturales mapuche en que además se desarrolla trabajo del Machi, que por lo demás puede parecer tan inofensivo y que para el común de la gente en estos tiempos constituye una práctica habitual, en relación con el afectado, su familia y la comunidad, desde aquel momento ha desencadenado una serie de problemas que dificultan su vida, su trabajo y la de su familia en función de velar por el bienestar de las personas y trabajo, le significó un grave debilitamiento físico e espiritual, situación que de no remediarse oportunamente desde el sistema de salud mapuche trae como consecuencias inmediatas el perjuicio en contra de su ejercicio del mapuche lawentuwn en beneficio de los diversos pacientes que acuden a tratar sus diferentes problemas de salud, el retraso en las distintas etapas de planificación y desarrollo de los rituales previos a la ceremonia del We Txipantu, altera gravemente la preparación del futuro gilatun que se llevará a cabo en la comunidad y los más grave lo constituye el riesgo de que el Machi quede postrado en cama con el consiguiente peligro de muerte, si por motivos internos o externos al lof mapu ocurre un retraso en aplicar las mejoras correspondientes a estos graves problemas, desde el mapuche rakizuam.Las consecuencias mencionadas anteriormente, además representan un enorme daño moral e económico, que afecta no sólo al Machi, a los miembros de su familia y las autoridades socioreligiosas, sino que también afectan a toda la comunidad, interrumpe el proceso natural de convivencia entre las personas mapuche y los demás elementos que constituyen el universo mapuche y en definitiva aumentan el desequilibrio que hoy cruza la vida y el desarrollo de toda nuestra sociedad.Por las razones expuestas anteriormente, hacemos pública la decisión tomada por el Machi Germán Catrilaf Curiche de entablar una querella criminal por calumnias, como también por daño moral, físico, espiritual y económico en desmedro de su persona y su trabajo, en contra de los señores Pablo Truchero Cuevas y Alejandro Toro Huentecura. Este trámite se ha realizado con el apoyo de la autoridades mapuche del lof mapu Ragintuleufu, de diversas autoridades como Machi, Lonko, Zugumachife, Werken, entre otros, de otras comunidades y organizaciones sociales, estudiantes universitarios y amigos. Dicho tramite judicial fue realizado el día lunes 15 de mayo del 2006 en el Tribunal de Garantía de Nueva Imperial.Finalmente, queremos manifestar que el grave hecho ocurrido aquel día miércoles 8 de febrero de 2006 en la citada comunidad y sus consecuencias posteriores descritas en este documento, con la participación de un ciudadano extranjero y un funcionario de CONADI de origen mapuche, desde nuestra perspectiva, deja en evidencia la conducta impertinente, prepotente e irrespetuosa de estas dos personas hacia una ceremonia solemne, a las autoridades mapuche que la dirigían, al lof mapu Ragintuleufu y a la sociedad mapuche en general y por consiguiente demuestra su falta de compromiso con el fortalecimiento, desarrollo y valoración de nuestra cultura mapuche.Con esta declaración, manifestamos nuestro público rechazo a los continuos atropellos provenientes de la conducta impertinente y abusiva de representantes de la sociedad wigka dominante, que afectan a las personas, autoridades tradicionales, comunidades y organizaciones de nuestro pueblo mapuche y hacemos un llamado a todas las fuerzas vivas mapuche y no mapuche, a los organismos públicos, a la sociedad nacional y a la comunidad internacional, a terminar con este tipo de abusos y a estar alertas a denunciar cualquier hecho que denoste y atropelle nuestra vida como pueblo.POR LA DEFENSA DE UNA VIDA MAPUCHE DIGNA Y ENLIBERTAD

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada