martes, 2 de junio de 2009

Criminologia




¿Fué Edgard Allan Poe un asesino?

Un día caluroso del mes de julio de 1841 apareció el cuerpo sin vida de una mujer, ahogado en el Río Hudson, en Nueva York. Sus manos estaban atadas a la espalda y tras el examen forense se determinó que había sido violada y estrangulada.
En vida del escritor norteamericano Edgar Allan Poe nunca se le señaló como posible culpable, y la policía investigó a fondo el caso, dado que el crimen había conmocionado a la opinión pública. Pero lo cierto es que muchas voces se han alzado apuntando a Poe como posible autor de los hechos. Repasemos los motivos...


Mary Rogers era una bella joven nacida en Connecticut que a los 17 años de edad había perdido a su padre tras la explosión de un barco de vapor. Se sabe que trabajó en espectáculos de Broadway y se le conocían algún que otro affaire con empresarios, artistas... Aunque en sus últimos tiempos trabajó en una famosa tabaquería. El dueño, John Anderson, uno de los primeros sospechosos, la había contratado por su belleza, que atraía al público masculino. Entre otros, James Gordon Bennet. La trascendencia del caso venía marcada por el incipiente crecimiento de los medios de comunicación escritos. Acababa de nacer la prensa escrita y los periodistas recorrían las calles detrás de la noticia.


Mary Rogers había pasado aquella tarde en casa de su tía, había quedado después con su prometido, Daniel Payne, el segundo sospechoso inmediato, pero nunca llegaría a la cita. Tres días después aparecía asesinada en el Río Hudson con las manos atadas con tiras de su propia ropa.
De hecho, al prometido, se le investigó a conciencia, pero no se encontraron pruebas incriminatorias. Apenas un mes más tarde, Payne se suicidaba en el mismo lugar en que se encontró a su prometida, dejó un mensaje que decía: "Para el Mundo aquí estoy a la vista de todos: Dios perdóname por mi desgracia y mi tiempo malgastado". A pesar de que podía considerarse un mensaje póstumo dirigido por el remordimiento, la policía siguió considerándole inocente.
La cuestión es que un mes después del asesinato, que no fue resuelto, Poe publicó en la revista femenina Snowden´s Ladies Companion el relato titulado "El Misterio de Marie Rogêt", y aunque situaba la acción en París y el desenlace no coincidía con el asesinato de Mary Rogers, la abundancia de detalles narrados en la historia y que concordaban con la realidad era asombroso. Máxime cuando se supone que las pesquisas policiales, que luego trataremos de pormenorizar, tendrían cierto carácter reservado. En el relato, Poe, no oculta la relación "casual" entre el destino de las dos muchachas y la narración parece poner en primera persona, en la voz de Poe, al asesino de Rogers.
Como se apuntaba, en vida de Poe nadie levantó el dedo acusador contra él como posible autor, pero las coincidencias entre las descripciones de algunas de sus obras, unido al temperamento y frágil salud mental del genial escritor, añadidos a una serie de hechos que le llevan a poder haber sido pareja ocasional de la joven Mary Rogers ha provocado que muchos biógrafos de Edgar Allan Poe le hayan visto como posible autor.
La última posible incriminación nos lleva a los testimonios de algunos testigos que dijeron haber visto a la joven, días antes de desaparecer, junto a un hombre que por la descripción, la estatura y la forma de vestir era bastante similar a cómo era Poe. Siempre vestido de negro y con una poco usual capa, herencia de su paso por West Point.
En el año 1845, Poe, revisó su misterio homicida señalando que la muerte de Marie Rogêt se había producido como consecuencia de una mala práctica abortiva.
Tras la muerte del que se considera uno de los más importantes escritores norteamericanos, siempre se ha especulado sobre el lugar del que procedía su inspiración, poniendo no pocas veces en entredicho la probidad de Poe. Dicen que sus últimas palabras fueron "Dios salve mi pobre alma". En esta frase muchos han visto el arrepentimiento del escritor por su vida atormentada
Por lo demás, "El Misterio de Marie Rogêt" dio lugar a una película rodada en 1942 en la que Patric Knowles interpreta al investigador Auguste Dupin y Maria Montez a Marie Rogêt. Y es con esta historia cuando crea al detective C. Auguste. Dupin, el primero de una larga lista de investigadores de ingenio y gran deducción para el mundo literario que vendrían luego de manos de otros autores, como Sherlock Holmes, Poirot o la señorita Marple, por citar algunos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada