jueves, 2 de julio de 2009

Obras maestras de la literatura:

El diccionario del diablo Ambrose bierce


El escritor estadounidense Ambroce Bierce (1842-1914) se caracterizaba por un estilo lúcido, vehemente y corrisivo que le hizo ganarse el apodo de El amargo Bierce (Bitter Bierce).
Precisamente con mucho sarcasmo y humor negro, Bierce escribió un diccionario cuyas definiciones no eran más que críticas a la sociedad y ridiculizaciones de lo políticamente correcto. Esta enciclopedia crítica fue titulada El diccionario del Diablo. El único diablo del diccionario, por supuesto, es el propio Bierce.


Aquí alguna de sus definiciones:


· Aborígenes: Seres de escaso mérito que entorpecen el suelo de un país recién descubierto. Pronto dejan de entorpecer; entonces, fertilizan.

· Abstemio: Persona de carácter débil, que cede a la tentación de negarse un placer. Abstemio total es el que se abstiene de todo, menos de la abstención; en especial, se abstiene de no meterse en los asuntos ajenos.

· Aburrido: Dícese del que habla cuando uno quiere que escuche.

· Academia: Escuela antigua donde se enseñaba moral y filosofía. Escuela moderna donde se enseña el fútbol.

· Admiración: Reconocimiento cortés de la semejanza entre otro y uno mismo.

· Aire: Sustancia nutritiva con que la generosa Providencia engorda a los pobres.

· Alianza: En política internacional, la unión de dos ladrones, cada uno de los cuales ha metido tanto la mano en el bolsillo del otro que no pueden separarse para robar a un tercero.

· Almirante: Parte de un buque de guerra que se encarga de hablar, mientras el mascarón de proa se encarga de pensar.

· Ambidextro: Capaz de robar con igual habilidad un bolsillo derecho que uno izquierdo.

· Amistad: Barco lo bastante grande como para llevar a dos con buen tiempo, pero a uno solo en caso de tormenta.

· Amnistía: Magnanimidad del estado para con aquellos delincuentes a los que costaría demasiado castigar.

· Aplauso: El eco de una tontería.

· Autoestima: Evaluación errónea.

· Ayer: Infancia de la juventud, juventud de la madurez, el pasado entero de la ancianidad.

· Baco: Cómoda deidad inventada por los antiguos como excusa para emborracharse.

· Barba: El pelo que suelen cortarse los que justificadamente abominan de la absurda costumbre china de afeitarse la cabeza.

· Belladona: En italiano, hermosa mujer; en inglés, veneno mortal. Notable ejemplo de la identidad esencial de ambos idiomas.

· Belleza: Don femenino que seduce a un amante y aterra a un marido.

· Bigamia: Mal gusto que la sabiduría del futuro castigará con la trigamia.

· Cañón: Instrumento usado en la rectificación de las fronteras.

· Celoso: Indebidamente preocupado por conservar lo que sólo se puede perder cuando no vale la pena conservarlo.

· Cerebro: Aparato con que pensamos que pensamos. Lo que distingue al hombre contento con “ser” algo del que quiere “hacer” algo. Un hombre de mucho dinero, o de posición prominente, tiene por lo común tanto cerebro en la cabeza que sus vecinos no pueden conservar el sombrero puesto. En nuestra civilización y bajo nuestra forma republicana de gobierno, el cerebro es tan apreciado que se recompensa a quien lo posee eximiéndolo de las preocupaciones del poder.

· Circo: Lugar donde se permite a caballos, “ponies” y elefantes contemplar a hombres, mujeres y niños en el papel de tontos.

· Cita: Repetición errónea de palabras ajenas.

· Clarinete: Instrumento de tortura manejado por un ejecutor con algodón en los oídos. Hay dos instrumentos peores que un clarinete: dos clarinetes.

· Clérigo: Hombre que se encarga de administrar nuestros negocios espirituales, como método de favorecer sus negocios temporales.

· Cobarde: Dícese del que en una emergencia peligrosa, piensa con las piernas.

· Comercio: Especie de transacción en que A roba a B los bienes de C, y en compensación B sustrae del bolsillo de D dinero perteneciente a E.

· Conferencista: Alguien que le pone a usted la mano en su bolsillo, la lengua en su oído, y la fe en su paciencia.

· Confidente: Aquél a quien A confía los secretos de B, que le fueron confiados por C.

· Confort: Estado de ánimo producido por la contemplación de la desgracia ajena.

· Congratulaciones: Cortesía de la envidia.

· Conocedor: Especialista que sabe todo acerca de algo, y nada acerca de lo demás.

· Conocido: Persona a quien conocemos lo bastante para pedirle dinero prestado, pero no lo suficiente para prestarle. Grado de amistad que llamamos superficial cuando su objeto es pobre y oscuro, e íntimo cuando es rico y famoso.

· Conservador: Dícese del estadista enamorado de los males existentes, por oposición al liberal, que desea reemplazarlos por otros.

· Corsario: Político de los mares.

· Cuadro: Representación en dos dimensiones de un aburrimiento que tiene tres.

· Dentista: Prestidigitador que nos pone una clase de metal en la boca, y nos saca otra clase de metal del bolsillo.

· Destino: Justificación del crimen de un tirano; pretexto del fracaso de un imbécil.
· Diplomacia: Arte de mentir en nombre del país.

· Economía: Compra del barril de whisky que no se necesita por el precio de la vaca que no se tiene.

· Ecuanimidad: Disposición de soportar ofensas con humilde compostura mientras se madura un plan de venganza.

· Egoísta: Persona de mal gusto, que se interesa más en sí mismo que en mí.

· Elector: El que goza del sagrado privilegio de votar por un candidato que eligieron otros.

· Espalda: Parte del cuerpo de un amigo que uno tiene el privilegio de contemplar en la adversidad.Excepción: Cosa que se toma la libertad de diferir de las otras cosas de su clase, como un hombre honesto, una mujer veraz, etc.

· Éxito: El único pecado imperdonable contra nuestros semejantes.

· Fanático: Dícese del que obstinada y ardorosamente sostiene una opinión que no es la nuestra.

· Filosofía: Camino de muchos ramales que conduce de ninguna parte a la nada.

· Gato: Autómata blando e indestructible que nos da la naturaleza para que lo pateemos cuando las cosas andan mal en el círculo doméstico.

· Historia: Relato casi siempre falso de hechos casi siempre nimios producidos por gobernantes casi siempre pillos o por militares casi siempre necios.

· Historiador: Chismoso de trocha ancha.

· Homeópata: Humorista de la medicina.

· Homicidio: Muerte de un ser humano por otro ser humano. Hay cuatro clases de homicidio: felón, excusable, justificable y encomiable, aunque al muerto no le importa mucho si lo han incluido en una o en otra; la distinción es para uso de abogados. Humildad: Paciencia inusitada para planear una venganza que valga la pena.

· Idiota: Miembro de una vasta y poderosa tribu cuya influencia en los asuntos humanos ha sido siempre dominante. La actividad del Idiota no se limita a ningún campo especial de pensamiento o acción, sino que “satura y regula el todo”. Siempre tiene la última palabra; su decisión es inapelable. Establece las modas de la opinión y el gusto, dicta las limitaciones del lenguaje, fija las normas de la conducta.

· Ignorante: Persona desprovista de ciertos conocimientos que usted posee, y sabedora de otras cosas que usted ignora.

· Imaginación: Depósito de mercaderías que poseen en común los poetas y los mentirosos.

· Intérprete: El que permite a dos personas de distinto idioma comprenderse, repitiendo a cada una lo que convendría al intérprete que dijera la otra.

· Lamentable: Estado de un enemigo o adversario después de un encuentro imaginario con uno mismo.

· Lenguaje: Música con que encantamos las serpientes que custodian el tesoro ajeno.

· Ligas: Bandas elásticas destinadas a impedir que una mujer salga de sus medias y devaste el país.

· Mano: Instrumento singular que se usa al extremo de un brazo humano, y que por lo general se encuentra metida en un bolsillo ajeno.

· Médico: Alguien a quien lanzamos nuestras súplicas cuando estamos enfermos, y nuestros perros cuando nos hemos curado.

· Mendaz: Aficionado a la retórica.

· Misericordia: Virtud que aman los delincuentes sorprendidos.

· Oratoria: Conspiración entre el lenguaje y la acción para defraudar al entendimiento.

· Pagano: Ser descarriado que incurre en la locura de adorar lo que puede ver y sentir.

· Pañuelo: Pequeño cuadrado de seda o de hilo que se usa para varias funciones innobles alrededor de la cara, y resulta especialmente útil en los velorios para ocultar la ausencia de lágrimas.

· Perseverancia: Virtud inferior que permite al mediocre alcanzar un éxito sin gloria.

· Plebiscito: votación popular para establecer la voluntad del amo.

· Prójimo: Aquél a quien nos está ordenado amar como a nosotros mismos, pero que hace todo lo posible para que desobedezcamos.

· Publicar: En asuntos literarios, situarse en la base de un cono de críticos.

· Puerto: Lugar donde los barcos que escapan a la ira de las tormentas quedan expuestos a la furia de los aduaneros.

· Ratón: Animal cuyo camino está sembrado de señoras desmayadas.

· Reloj: Máquina de gran valor moral para el hombre, que mitiga su preocupación por el futuro al recordarle cuánto tiempo le queda.

· Sabiduría: Tipo de ignorancia que distingue al estudioso.

· Santo: Pecador fallecido, revisado y editado.

· Sartén : Instrumento de tortura usado en esa institución punitiva por excelencia, la cocina femenina.

· Sátira: Especie de composición literaria en que los vicios y locuras de los enemigos del autor son expuestos sin demasiada ternura.

· Teléfono: Invención del demonio que suprime algunas de las ventajas de mantener a distancia a una persona desagradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada