lunes, 20 de julio de 2009

Grandes matemáticos alternativos

El militar matemático Mariano Alvarez De Castro




Alvarez de Castro era un militar español que fue gobernador de Gerona. Bajo su mando la ciudad resistió tenazmente los envites de los franceses durante los ocho meses que duró el tercer asedio a Gerona. Y eso a pesar de ser 5.000 los resistentes contra 35.000 soldados franceses perfectamente artillados.
Los motivos de esta feroz defensa tuvieron su base sin duda en la tenacidad, arrojo y efectividad de D. Mariano, un militar de pies a cabeza. Pero también hubo otra razón de peso por la que se actuó de esta manera. La razón es que Alvarez de Castro era un gran apasionado de las matemáticas.


En 1809 es nombrado gobernador de Gerona y en Mayo de ese año, los franceses levantan un férreo cerco alrededor de la ciudad. Ante esta situación, el gobernador publicó un bando tan conciso como explícito.
Será pasado por las armas el que profiera la voz de capitular o rendirse.
Pero tras esta actitud tan radical no sólo había la firme y acalorada actitud de un militar profesional dispuesto a cumplir con su deber a cualquier precio. La decisión también estaba apoyada por unos fríos y racionales fundamentos matemáticos. Álvarez de Castro hizo el siguiente planteamiento.


En este esquema se tiene en cuenta todas las posibles variables, al menos de las que disponía información y siempre muy limitada.
En él contempla resistir o entregarse. En caso de resistir, tiene en cuenta la posibilidad de recibir refuerzos y de no recibirlos. En caso de no recibirlos, cuenta con que haya guerra en Europa ya que por aquel entonces Napoleón tenía sus más y sus menos en la frontera con Austria, lo que supondría retirar tropas de España y la posibilidad de que ésta circunstancia afectara al asedio o no afectara.
Pues bien, de todas las opciones posibles, la que peor resultado matemático arrojaba siempre, era la opción de entregarse. Así que D. Mariano lo tenía claro. Había que resistir de la forma que fuese. Y vaya si lo hizo.

A pesar de los numerosos efectivos franceses y de las más de 60.000 bolas de cañón y 20.000 explosivos que cayeron sobre la ciudad, ya bastante deteriorada después de otros dos asedios que había sufrido, los gerundenses resistieron valientemente durante casi ocho meses.


Fuente: historias con historia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada