martes, 12 de mayo de 2009

peliculas que hay que ver antes de morir: Fando y Lis








Reseña crítica: La Tierra ha sido arrasada por una hecatombe y solo quedan algunos supervivientes que deambulan haciendo aquello que mejor les parece. Para Fando y Lis, la única esperanza es llegar a la ciudad de Tar, así que se ponen en marcha. Sin embargo, hay algunos inconvenientes. En primer lugar, Lis sufre una especie de invalidez, que le impide caminar, de manera que se moviliza encima de un carro tirado por el esforzado Fando, que también a veces transporta a su novia en los brazos. En su viaje, la pareja se encuentra con distintos grupos de personas; primero con un grupo de bon vivants, más tarde con unos bañistas aficionados al lodo, también con una tribu de agresivas mujeres de todas las edades y hasta con una comparsa de travestis. Siempre es Fando el que se distrae con estos seres y se aleja de Lis, pero termina regresando con ella. Bajo premisas casi por completo simbólicas, Jodorowsky realiza una película onírica, en la que una fotografía en blanco y negro a veces sorprendente se conjuga con cuadros reminiscentes de Luis Buñuel y Federico Fellini, entre otros. Sin ingresar de lleno en los esquemas narrativos espirituales de sus filmes de los años '70 y sin recurrir a elementos grotescos propios de dicha producción, el director imprime fuerza, significación y una belleza simétrica, que sirven para equilibrar algunos aspectos cinematográficos primitivos.








































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada