jueves, 14 de mayo de 2009

fanzines y mas fanzines

fanzines españoles: ver para creer


Los fanzines son publicaciones no profesionales producidas por fans de un fenómeno cultural particular (como puede ser la literatura o un género musical) para el placer de otros que tienen los mismos intereses. El término se originó en octubre de 1940 con el fanzine de ciencia ficción "Detours" de Russ Chauvenet. Normalmente los editores, colaboradores y editores de fanzines no reciben compensación monetaria. Los fanzines tradicionalmente son gratuitos o con un coste mínimo para pagar los gastos de producción.
El desarrollo de esta actividad no suele ir acompañado de intereses económicos, y al depender del tiempo y el esfuerzo desinteresado de sus creadores no suelen durar mucho. Es posible que si el trabajo realizado es sobre un campo muy específico sobre el que no existen publicaciones comerciales, pueda mantenerse cubriendo un hueco e incluso profesionalizarse.
Un fanzine que ha pasado a editarse con medios profesionales se denomina prozine. Si hay un equipo detrás de su publicación profesionalizado y llega a obtener beneficios, hablamos ya de una revista como tal, aunque no haya un grupo editorial en ello, una distribución nacional o internacional o una correcta gestión para establecer su ISBN.
El desarrollo de los fanzines está ligado al de los medios de edición de bajo costo como la multicopista y la fotocopiadora (que también han sido y son soportes para toda clase de folletos, pasquines y octavillas revolucionarias y contraculturales).
Los problemas endémicos de los fanzines son su dependencia de las ganas desinteresadas de sus colaboradores en un trabajo no remunerado que debe obtenerse del tiempo libre y sus problemas para distribuirse llegando a su público potencial. Su ventaja indiscutible es contar con grandes especialistas en su materia, publicando de forma libre y directa sin ataduras ni intereses para con terceros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada