domingo, 24 de mayo de 2009

Generos cinematográficos alternativos





Pinky violence ( violencia rosa)






Respuesta erótica de la productora Toei al inicio de películas roman-porno por parte de Nikkatsu en 1971. Dentro del Pinky Violence se pueden apreciar tres diferentes subgéneros: Shigeki Rosen (línea sensacional), Ijoseiai Rosen (línea anormal) y Harenchi Rosen (línea desvergonzada), caracterizados por su historias de sexo salvaje o su combinación de sexo y violencia. Estas películas normalmente acompañaban, en programas dobles a, las principales en cartelera, películas de yakuzas. Por supuesto, como casi siempre ocurre en Japón con largometrajes de éxito popular, muchos trabajos de esta rama del pinku-eiga tuvieron su continuación en series tales como las de Onsen Geishas (geishas de ban~os termales), Tokugawa Onna (mujeres de la era Tokugawa, un ejemplo de estas series es Tokugawa Onna Keizu, [geneología} de mujeres del periodo Tokugawa, 1968]), Sukeban (bandas de chicas de reformatorio) o Furyo Bancho (La jefa delincuente).
Entre los directores más destacados del Pinky Violence tenemos a Teruo Ishii (presente en el festival de Udine del 2003) con su macabra mezcla de comedia, perversidad, sadismo y tortura en largometrajes como los de las series de ocho entregas [1968-1973] Tokugawa onna keibatsushi (Mujeres del periodo Tokugawa castigadas a muerte, aunque en occidente se han estrenado con títulos como Criminal Women [mujeres criminales], The Joys of Torture[los placeres de la tortura] y Onsen Anma Geisha (Geishas masajistas de baños termales, 1968). Ishii también dirigió un filme en el que que los torturados eran hombres, Yakuza Keibatsu Shi: Rinchi! (Yakuzas torturados a muerte: Linchamiento!) cuya primera, y más interesante, parte tiene lugar en la época Tokugawa, mientras que el resto del largometraje se desarrolla en un entorno contemporáneo y toma una perspectiva más convencional del género de yakuzas. (Para los interesados, esta película se encuentra disponible a través del sello holandés Japan Shock!).
A principios de los 70 Toei comenzó a importar actrices porno occidentales para protagonizar algunas de sus filmes de Pinky Violence, pero que , aún con estas nuevas aportaciones al Pinky Violencia, no consiguieron contener el continuo declive del género que se agudizará a finales de los setenta.
[arriba]










































































































































































































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada