lunes, 18 de mayo de 2009

ciencia: Rey de ratas

pero, ¿ Es esto posible, por Dios?







Rey de las ratas es un fenómeno casi mítico y legendario, en el que un nido de ratas que convive
en un recinto de pequeñas dimensiones, quedan entrelazados y atados por sus colas. Unidas entre si, debido a la sangre, a los excrementos o a la suciedad reseca que se impregna en los rabos, formando un nudo imposible de deshacer. Los animales así enlazados viven y crecen juntos. De entre el grupo surge un líder, el Rey de las ratas (Roi de rats) que ejerce una cierta autoridad sobre las otras ratas. Este rey roedor dirige a todas de tal forma que consiguen alimentarse y desarrollarse.


Se tienen diferentes descubrimientos momificados de un rey de las ratas en el museo "Mauritianum" Altenburg en Alemania en el que se puede ver un "conjunto" de 32 ratas (Rattus rattus) entrelazadas por sus extremidades inferiores, convirtiéndose en el ejemplo más conocido de "rey de las ratas" (o Rattenkönig en alemán), fue encontrado en el año 1828 en una chimenea de un molinero. Preparaciones de rey de las ratas conservadas en alcohol se pueden encontrar en los museos de Hamburgo, Hameln y Stuttgart.




No obstante el número de encuentros de estos Rattenkönig es pequeño. Dependiendo de la fuente el número descrito de encuentros puede variar entre 35 y 50.


El informe documental más temprano de la existencia de el "rey de las ratas" proviene del año 1564, en el siglo XVIII el fenómeno dejó de comentarse. Existen descripciones muy escasas del fenómeno ya en el siglo XX y se explica que en parte es debido a las mejoras en la higiene en las casas y al desplazamiento de las ratas a otros habitas. Uno de los más recientes descubrimientos se ha realizado en el 10 de abril de 1986 en Francia y el 16 de enero de 2005 en Võrumaa en el área de Estonia.


La mayoría de los investigadores creen que este fenómeno es legendario o ha sido creado por la manipulación consciente por parte de seres humanos, que atan las colas de ratas muertas y las momifican. Por otra parte, la causa podría ser que las crías de rata ocupaban espacios pequeños de algunos edificios, acabando unidas entre sí. Sin embargo, la conducta natural de las ratas, que normalmente buscan su propia comodidad, contradice esta teoría. No hay estudios científicos que corroboren una causa natural del fenómeno, así que la mayoría de investigadores creen que se trata de una leyenda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada