viernes, 7 de agosto de 2009

Historia alternativa

Lincoln- kennedy : Vidas paralelas




Como primera "coincidencia" señalaremos el hecho, ya evidente, de que ambos, Lincoln y Kennedy, fueron presidentes de los E.U.A.
Tanto Lincoln como Kennedy murieron asesinados: el presidente Lincoln fue asesinado en un viernes, y en un viernes fue también asesinado el presidente Kennedy.

El presidente Lincoln fue herido de bala por la espalda mientras estaba sentado en un palco del teatro. El presidente Kennedy fue herido de bala por la espalda mientras estaba sentado en un automóvil.
Todos hemos leído que el presidente Lincoln, junto a su mujer y rodeado de mucha gente, disfrutaba de una representación teatral en el momento de ser asesinado. El presidente Kennedy estaba visitando Dallas, Texas. El también se encontraba acompañado de su esposa y entre la multitud, que le aclamaba mientras pasaba, en el momento de su muerte.
Un hombre llamado Jhonson sucedió al presidente Lincoln. Jhonson fue presidente después del presidente Lincoln. En Texas, el presidente Kennedy fue asesinado y el vicepresidente Jhonson juró como presidente de los E.U.A., a bordo de un avión que trasladaba de vuelta a la capital el cuerpo del presidente muerto y el del nuevo presidente vivo. Jhonson, pues, es el nombre de ambos sucesores.
El Jhonson que sucedió al presidente Lincoln era demócrata del sur de los E.U.A. , y Lindon Jhonson, que sucedió al presidente Kennedy, también era demócrata del sur, de Texas.
Pero sigamos en esta lista de "coincidencias" con los Jhonson. Ambos habían sido también miembros del Senado antes de ser presidentes.
Lincoln fue elegido para desempeñar su cargo de presidente el año 1860. Eso puede también ser fácilmente comprobado en los libros de historia. Así Lincoln fue presidente en 1860, y he aquí otra "coincidencia": Kennedy fue presidente en 1960, cien años después.
El sucesor de Lincoln fue Andrew Jhonson. Andrew Jhonson nació en 1808, y el Jhonson que sucedió al presidente Kennedy nació en 1908.
Lincoln fue asesinado por un individuo bastante extraño, un total resentido si hemos de creer las noticias que ahora son historia; ese asesino fue John Wilkes Booth, que nació en 1839. Lee Harvey Oswald que, según se afirmó, asesinó al presidente Kennedy, parece haber sido también un tipo de persona totalmente insatisfecha, un resentido, que frecuentemente se hallaba en dificultades. Nació en 1939.
Booth fue asesinado antes de que pudiera comparecer ante un tribunal, lo mimo que Oswald, asesinado también mientras era conducido por la policía y antes de que pudiera comparecer ante el tribunal.
Estas coincidencias que hemos visto se extienden no sólo a los presidentes y a sus asesinos, sino también a sus esposas, porque la señora de Lincoln, esposa del presidente Lincoln, perdió un hijo durante su residencia en la Casa Blanca; y la señora de Kennedy, esposa del presidente Kennedy, perdió un hijo también durante su residencia en la Casa Blanca.
Lincoln tenía un secretario, y ese secretario se llamaba Kennedy. El secretario Kennedy advirtió vivamente al presidente Lincoln que no fuera al teatro donde fue asesinado. El presidente Kennedy también tenía un secretario, y este se llamaba Lincoln. El secretario Lincoln advirtió al presidente Kennedy que no fuera a Dallas.
John Wilkes Booth tiró contra el presidente Lincoln por la espalda mientras el presidente asistía a una representación de teatro y corrió a esconderse en un depósito. Lee Harvey Oswald tiró contra el presidente Kennedy desde un depósito y corrió a esconderse en un teatro. Si se lee cuidadosamente esto de nuevo se apreciará lo extraño que es: un asesino tira desde un teatro y se esconde en un depósito; el otro, tira desde un depósito y se esconde en un teatro.
El presidente Lincoln y el presidente Kennedy tenían, además de todo lo señalado, otra cosa en común: su estatura (1,83 m. de altura).
L.I.N.C.O.L.N., son siete letras. Si contamos K.E.N.N.E.D.Y., encontramos que también son siete letras.
Si hacemos lo mismo con JOHN WILKES BOOTH, hallaremos que son quince letras. Contando LEE HARVEY OSWALD, tenemos también quince letras.
Se cree que Oswald mató a Kennedy y que tenía cómplices. Nada de esto fue en realidad fehacientemente probado; es un asunto de evidencia de indicios también que Booth mató a Lincoln, ya que nadie pudo probarlo. Encaremos esto lisa y llanamente: una evidencia de indicios señala tanto a Booth como a Oswald, pero ¿cuánto de lo que pudimos leer en la prensa era verdad, y hasta qué punto se estaba prejuzgando y condenando a un hombre?. En ninguno de los dos casos lo sabemos, y esa es otra de las coincidencias.
Fue un individuo llamado Ruby, que era un tanto fanático, el que mató a Oswald frente a las cámaras de televisión: se adelantó bruscamente a la policía, apuntó con un revolver y apretó el gatillo. Boston Corbett también era un tanto fanático; él también creía que estaba haciendo lo justo cuando mató a John Wilkes Booth. En ambos casos, Corbett y Ruby, mataron al hombre sospechado y acusado del asesinado de un presidente; y en ambos también, estos segundos asesinos, obraron así respondiendo a una excesiva lealtad para con sus respectivos presidentes, pero en realidad en ningún caso se estableció el motivo real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada