viernes, 14 de agosto de 2009

El gran telepredicador

La tragicómica vida de Jim barker

El caso más famoso de telepredicador américano es el del reverendo Jim Bakker,encarcelado por estafa a finales de los 80. Bakker era un paranoico que llegaba a amenazar desde su canal de televisión con su suicidio y el fin de su ministerio y casi del mundo si no lograba reunir X millones de dólares en donativos en un plazo estipulado... y los reunía; un megalómano que montó una especie de Disneylandia religiosa llamada Heritage Park y que se tiraba a acólitas, acólitos y a todo bicho viviente mientras respirara. Una joya...El principio del fin llegó con unas fiscales de su organización Praise The Lord motivadas por la aparición en el Play Boy de una chica, Jessica Hahn, que afirmó haber recibido un cuarto de millón de dólares por acostarse regularmente con el reverendo. Jessica aprovechó la coyuntura y aparte de declarar posó en pelota para la revista. A eso se añadieron extraños overbookings en el Heritage Park, al que se accedía mediante donaciones... El principio del fin. El juicio fue puro delirio: desmayos, alucinaciones, Bakker montando números. Bakker en prisión. Ese ángel caído recaudó durante los años de su ministerio millones y millones de dólares. La pregunta del millón: ¿Cómo alguien tragaba los rollos de un farsante como él?
respuesta: la televisión




el telepredicador detenido.



Jim Bakker conoció a Tammy Faye en el Bibble College de Minenapolis y se casaron en 1961. Bajo la tutela de unos de los decanos de la teletien... digo teleprédica, Pat Roberston (cruzado contra el juego al que se pillo invirtiendo en caballos de carreras, por cierto), iniciaron una prometedora carrera de salvadores mediáticos de almas y a mediados de los 70s crearon el Show evangelista "Praise the Lord". La pareja era una bomba de la teleprédica: él sermoneaba con la labia del poseído y ella cantaba gospel blanco mientras posaba a su lado con la sonriente felicidad del sueño americano. Las siglas del programa dieron origen a The PTL Club, primero nombre oficial de su congregación evangélico capitalista y más tarde a todo un Network exclusivo, usease, una cadena televisiva. A principios de los 80 compran unos terrenitos en Fort Mill (Carolina del Sur) y construyen con donativos el parque temático cristiano The Heritage USA, del que les hablaré más adelante. Entre 1984 y 1987 los Bakker ganan mucha mucha pasta, cosa que les permite adquirir una mansión en Palm Springs, terrenitos diversos por California (incluyendo cuatro mansiones más), un Rolls Royce con chófer para sus desplazamientos, un jet privado y hasta un satélite que les permitiera llegar las 24 horas del día a todos los hogares estadounidenses su exitoso network evangelista. El escándalo de la secretaria playmate (voy a ello de inmediato) puso en alerta a las autoridades fiscales y se descubría el fraude del parque temático. Según un párrafo de New Yorker que consta en la entrada de Bakker en la wikipedia "personificaron los excesos de los años 80: la avaricia, la pasión por el dispendio ostentoso y el descaro". Entre el gusto por la pompa kistch destaca aire acondicionado para la caseta del perro, aseos bañados en oro o pastelitos de canela para perfurmar los aposentos de sus mansiones.

En plena orgía de dispendio, Jim Bakker contrata a Jessica Hahn como secretaria personal. Una jamona de neumáticos estándares usacas. En diciembre de 1980, según declaró la Jessi en el Playboy, fue drogada y violada por Jim Bakker y el reverendo John Wesley Fletcher. Cuando la chica empezó a amenazar con hacer públicos los hechos, Jimmy y John le entregaron 265.000 dólares en efectivo. Un polvo a todas luces caro, aunque la pasión del momento es lo que tiene, que uno echa palante enajenado de líbido. El dinero no sirvió de mucho porque la Jessy lo explicaba (y lo enseñaba) todo en el Playboy de noviembre de 1987. Y como el dinero era negro y turbio, el gobierno federal comenzó a tirar del hilo del parque temático, del derroche y del vacio impositivo. Empezaba la caída en desgracia del telepredicador. La Jessi, por su parte, regresa como playmate de septiembre de 1988 (en pleno juicio) e inicia una breve carrera de secundaria televisiva que tuvo como punto álgido su aparición en la sitcom Married... with Children (Matrimonio con hijos), donde conoció a Ron Leavitt, creador de la serie con quien sigue felizmente emparejada en la actualidad, suponemos que respuesta del disgusto.





El gran sueño de Jimmy y Tammy fue la idea de un parque temático cristiano. Algo tan norteamericano como la triple cheese burguer de libra y media llevado más allá, a terrenos de un kistch evangelista jamás visto. El parque temático cristiano. Disfrute usted de un maravilloso fin de semana con toda su familia y gáne para sí y para los suyos el cielo eterno bajando por el tobogán acuático. Entre 1984 y 1987 el Heritage fue, agárrense, el tercer parque temático de los USA en volumen de negocio, con más de seis millones de visitantes al año. Ahí es nada. La Sociedad Borderline llevado a su máximo esplendor. Pero ahí estaba la trampa que llevó a Bakker a prisión: los visitantes no pagaban una entrada sino que ofrecían un donativo... exento de impuestos. También se financiaba con la venta de participaciones en régimen de multipropiedad. El problema es que Bakker y Tammy empleaban las cuantiosas ganancias en derroche genuinamente americano... y en sobornar a la Jessy para que callara. No sólo eso, la multipropiedad era un timo: se troceó de manera infinitesimal, por lo que los incautos creyentes pagaban x dólares del paraíso temático pero lo que adquirían valía muchísimo menos. Cuando Jimmy Bakker sospechó que el escándalo sexual estaba a punto de estallar, dimitió como líder del PTL Club y cedió la gestión del parque y de su iglesia al reverendo Jerry Falwell, sí sí, el difunto del otro día clave en la actual era Bush. Falwell se hizo la célebre foto en el tobogán acuático, considerada una de las 100 fotos de la América siglo XX según Associated Press, para intentar reflotar el parque con su presencia; básicamente: prometió lanzarse por el llamado Thypoon con su traje de sermonear de los domingos si mil personas donaban mil dólares. Lo consiguió pero no evitó la bancarrota pese a repetir la hazaña unos meses más tarde. El parque fue pasando de manos, algunas laicas e incluso tan impuras como una multinacional malaya, pero dejó de funcionar.




Y qué ha sido de todos ellos 20 años más tarde . La Jessy, ya lo he dicho, feliz en su retiro matrimonial. Los Bakker se divorciaron en 1992. Jim fue condenado a 45 años, luego se lo rebajaron a 18 y acabó saliendo a la calle en 1993. Tan sólo cinco años. Se casó de nuevo e inició una carrera de constricción mediática con varios libros en su haber, el más famoso I Was Wrong, en el que pedía perdón por todo. Desde el 2003 presenta y dirige The New Jim Bakker Show para una cadena de televisión de Missuri, donde llama semanalmente a orar mientras se golpea el pecho y dice lo malo que fue y como el Altísimo le iluminó por fin. Tammy Faye, estrella local del country and gospel, fue paseando sus penas por los platós televisivos, protagonizó un documental que se vio en Sundance (The Eyes of Tammy Faye), grabó unos cuantos discos y disfruta, en la actualidad, de un envidiable estatus de diva de la comunidad gay norteamericana y no le importa mezclarse con pecadores y acudir a inauguraciones de discotecas de ambiente. Tammy y Jimmy tuvieron un par de hijos. Jay Bakker se hizo punkrockero y pasó la adolescencia tóxica de rigor. En la actualidad también ha visto la luz sin abandonar el hábito del piercing y el tatuaje, declarando públicamente su condición de punk bajo mandato divino. De la niña nada se sabe, aunque curioseando por ahí he descubierto a otra Tammy Faye más joven que pretende abrirse camino en el mundo del country guarro y ruidista. No creo que sea la hija, y es una pena porque como remate, a la luz de las fotos que les dejo ahí abajo, sería ya la rehostia. Sirva, eso sí, para dar constancia del eco que esta historia tuvo en los hijos del rock'n'roll: Suicidal Tendencies, Metallica, Anthrax o NOFX son algunas de las bandas que han hecho mención a las aventuras de Jim Bakker en sus canciones.








Fuente: blog ausente




1 comentario:

  1. como se llamaba ese maldito predicador que salía con toda su familia vestida de blanco y llagando en limusina???, algo de red sambar, no sé si se escribe así. Atte.

    ResponderEliminar